En un año Niño recomiendan aplicar coberturas para proteger a los cultivos de esta campaña

Presentan seguros agrícolas para hacer frente a una campaña climáticamente adversa.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Ante pronósticos meteorológicos de un año climático caracterizado por el fenómeno “El Niño”, con muchas tormentas y grandes probabilidades de caída de granizo intensas, el Grupo Asegurador LA SEGUNDA, una de las principales especialistas en riesgos agrícolas, presentó un completo portfolio de coberturas destinadas a mitigar las consecuencias de los eventos que se prevén.

En La Segunda, afirman que ante las previsiones climáticas particularmente adversas, dos factores serán fundamentales para que el productor cuente con una protección adecuada en este año Niño: aplicar coberturas que mantengan protegidos los cultivos durante todo el ciclo productivo, y la velocidad de atención y respuesta en los servicios posteriores al siniestro.

El jefe de Riesgos Agropecuarios y Forestales de La Segunda,  el Ingeniero Carlos Comas sostuvo que “además de ser un año Niño, estamos ante una campaña en que el productor está con poco margen, ya que los precios internacionales de los cereales han caído”, dijo Comas, quien remarcó que ante este escenario, “estamos muy bien organizados, tanto desde la calidad de las coberturas, como desde la prestación del servicio post siniestro. Contamos con un equipo de tasadores exclusivos. Nosotros derivamos las tasaciones a cada Ingeniero Tasador, y la fortaleza es que por ser exclusivos, están 100% disponibles para atender los requerimientos de los asegurados. Y para brindar la máxima protección, La Segunda cuenta con una serie de coberturas que mantienen protegidos los cultivos durante todo el ciclo productivo, y por el mismo costo con que un productor tradicionalmente aseguraba a partir de la emergencia de la planta, brindamos cobertura desde antes de sembrar”.

“Es bueno remarcar que ante estas perspectivas el productor agropecuario puede acercarse a cualquiera de nuestras mil agencias y asesorarse sobre el plan de coberturas que más le convenga. La situación económica no es buena y tenemos diferentes alternativas de aseguramiento”, aseveró el funcionario.

Las múltiples funciones del seguro agrícola

Desde el Grupo Asegurador destacaron que el seguro tiene diversas funciones que van de lo económico y lo financiero, hasta lo social. La función económica tiene que ver con que “cuando uno sufre un daño en el campo, el seguro repone esa pérdida económica. La financiera es también fundamental porque si un productor se queda con menos ingresos es imposible continuar con una nueva campaña. Y la otra es social, porque en una explotación que dejara de funcionar habría pérdida de empleados, y menor trabajo en el pueblo o en la localidad También está relacionado con la seguridad alimentaria, puesto que cualquier alimento que en la Argentina se esté dejando de producir, impacta en el abastecimiento”.

Las coberturas

“Tenemos coberturas de seguros con distintos riesgos; los básicos son: granizo, incendio de cultivos y rastrojos, heladas y viento. Con estos, uno puedo hacer combinaciones y agregarle adicionales, como el planchado de suelo”, expresó Comas.

La Compañía ofrece el producto “Granizo tradicional”, que incluye granizo, incendio y resiembra. Posee una cobertura desde emergencia de plantas; y adicional de resiembra. Las franquicias son deducibles a elección del asegurado con descuentos sobre el costo de póliza. También pueden agregarse adicionales de vientos y heladas a la cobertura de granizo tradicional.

En “Granizo y viento” (granizo, viento, incendio, resiembra) se suma el riesgo de Viento a la cobertura de granizo, la misma cubre la afectación sobre plantas, como consecuencia de la acción vientos fuertes que provoquen: defoliación; quebrado; vuelco irreversible y/o desgrane de las plantas. Cubre también la pérdida total o parcial del cultivo asegurado a causa de la sedimentación de material transportado por vientos. Los cultivos amparados son: Soja, Trigo, Maíz, Girasol, Cebada.

En “Granizo, viento y heladas” (granizo, viento, heladas, incendio y resiembra), en la Cosecha Fina, cubre los daños causados por heladas del cultivo asegurado a partir del 1/10. Se considera daños por este evento a la muerte parcial o total de inflorescencias y afectación en la formación de granos en las fases siguientes a la fecundación, cuando los mismos tengan lugar como consecuencia de temperaturas bajo 0°C con intensidad y duración suficientes. Entre los cultivos amparados, se encuentran: Soja, Trigo, Maíz, Girasol, Cebada.

Por último, La Segunda posee “Incendio en rastrojo”, que cubre los daños causados por este evento en predios agrícolas bajo tecnología de siembra directa, con una antigüedad mínima de tres años en este tipo de labranza.

Dejá tu comentario: