Todos juntos contra la langosta

En Santiago del Estero se llevó a cabo una reunión con los productores de la región para coordinar el trabajo conjunto con el fin de evitar pérdidas económicas. En este sentido se resaltó el rol clave del productor, de denuncia de su presencia.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

En la ciudad de Fernández, en la provincia de Santiago del Estero, se realizó el 29 de septiembre una reunión, encabezada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y el Ministerio de Agroindustria de la Nación, de presentación de un plan de trabajo para el control de la plaga de langosta. Este encuentro surgió a partir de la coordinación de las autoridades del Senasa y de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) para el abordaje de los programas de acridios –que incluye langosta y tucuras- y del picudo algodonero.

Durante la primera parte del encuentro se abordó el plan de trabajo para el control de la plaga de langosta en las provincias de Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja y Córdoba. Entre las acciones se incluirán monitoreos permanentes para buscar la plaga, debido a que es un insecto de gran movilidad.

En este sentido se resaltó el rol clave del productor, de denuncia de su presencia. En los controles habrá una corresponsabilidad: los productores deberán actuar en sus campos y el Senasa en montes naturales o terrenos donde no haya presencia de agricultores.

“El objetivo es mejorar el impacto de las acciones y bajar las plagas al máximo posible de una manera articulada. Los estados provinciales y el nacional acompañando y articulando las acciones junto con el productor, que es el actor clave en la responsabilidad primaria del control de la plaga”, explicó el director nacional de Protección Vegetal, Diego Quiroga.

“Hay un cambio de paradigma, y es en el modo de actuar frente a las plagas, dándole mayor importancia a todos los integrantes de la cadena, principalmente a los productores, involucrándolos aún más en lo que es el compromiso de la lucha”, sostuvo el director nacional de Agricultura del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Ignacio Garciarena. Y agregó: “Esto tiene un soporte legal, que es la nueva ley del Senasa que se aprobó en 2015 y que le da sustento a este nuevo modo de accionar”.

Por su parte, el coordinador nacional del Programa de Acridios, Héctor Medina, informó sobre el plan de comunicación que se implementará con el objetivo central de difundir la importancia de la detección temprana del insecto.

“Poder encontrar la langosta en el ciclo más temprano y controlar en el momento oportuno, a fin de disminuir la reproducción y lograr una merma del nivel poblacional, es la mejor manera de ser efectivos en nuestra tarea”, recalcó Medina.

“Es importante rescatar el modelo que implementamos desde el Centro Regional NOA Sur, durante el momento de mayor estallido de la plaga. Impulsamos un comité de crisis, donde estuvieron involucrados instituciones nacionales, provinciales y municipales y productores. Esa articulación nos permitió una mayor eficiencia para controlar las langostas que aparecieron masivamente en Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca”, dijo el coordinador regional de Protección Vegetal del Senasa, Rafael Rodríguez Prados.

Por su parte el vicepresidente de Faas y secretario de CRA, Pablo Karnatz sostuvo que “se va a trabajar a través de los entes, asociaciones de productores, con capacidad operativa. Esto es el paradigma que cambió el ministerio de Agroindustria y el Senasa”.

Agregó que “esta experiencia se traslada a un plan piloto en Apaz IV, que hará el monitoreo y el control de eliminación de rastrojos. La asociación se compromete en todo lo que tiene que ver con la sanidad. Ese plan piloto van a ver cómo lo implementan en otras partes como en Formosa”, indicó.

Picudo algodonero

En la segunda parte de la reunión se abordó la problemática del picudo algodonero que afecta a diferentes zonas de Santiago del Estero. La asociación de Riego APAZ IV presentó un plan de trabajo que contó con la aprobación del Senasa desde el punto de vista técnico; dicho plan podría ser el primer piloto para la conformación de un ente sanitario que procure la erradicación de la plaga, a implementarse en el área de riego del Río Dulce, en Santiago del Estero.

A modo de un Plan Piloto para esta campaña, el ente sanitario será gerenciado por la Asociación de Productores Agropecuarios de la Zona IV (APAZ IV) y contará con el apoyo, financiero, técnico y científico del Ministerio de la Producción de la Provincia, del Senasa, de la Universidad de Santiago del Estero (UNSE), y del INTA.

En esta provincia existen 1.300 productores de algodón. Se estima que serán 55 mil las hectáreas plantadas con algodón este año, de las cuales 5 mil corresponden a pequeños productores o agricultores familiares. El resto se trata de medianos y grandes productores.

De la reunión participaron por el Senasa, además, el gerente general, Carlos Lehmacher; el director del Centro Regional NOA Sur, Carlos Grignola; Rafael Rodríguez Prados, el presidente de CRA, Dardo Chiesa, el representante de la Federación de Asociaciones Agropecuarias Santiagueñas (FAAS), Juan Pablo Karnatz y técnicos de Tucumán, Santiago del Estero, La Rioja y Córdoba.

Dejá tu comentario: