“Los problemas del presente y el futuro de la Justicia”

Panel para analizar el papel presente de la Justicia en la Argentina.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

En la charla organizada en la Legislatura Porteña con la participación de Marcelo Sánchez Sorondo, monseñor canciller de la Pontificia Academia de Ciencias; Alejandra Gis Carbó, procuradora general de la Nación y seis secretarios de Juzgados Federales y Fiscalías.

El diputado Gustavo Vera contextualizó la charla dentro de la encíclica del Papa Francisco Laudato si, del cual dijo “que no es un texto partidario, es una forma de ver el mundo y resolver sus problemas”, donde es necesario replantearse “la forma que estamos viviendo en el planeta, porque tenemos el riesgo de destruirlo con el paradigma tecnocrático” y llamó a “que los jueces empiecen a reflexionar”.

Sánchez Sorondo destacó que el Papa “es un pastor que sabe trabajar con la gente” y busca “generar una gran onda para que los pueblos sepan lo que está pasando”, en referencia al cambio climático, el dinero, la droga, el crimen organizado y también “las formas menos extremas como la pérdida del trabajo o las distintas formas de injusticia”. El miembro de la Pontificia resguardó a Francisco de los que “lo acusan al papa que se mete en política” pero esta “es la más alta forma de caridad” y es por ello que “la Iglesia tiene la obligación de meterse en la política, pero no por los cargos, sino en la política entendida por la caridad”

El monseñor recordó que “Moises, lo primero que hizo fue elegir a 40 jueces” y puso en consideración a los magistrados que deben estar libres de gobiernos, instituciones privadas y “estructuras de pecado” tales como las mafias.  Y recapacitó, al afirmar que “aplicar las leyes al caso concreto es un arte”.

Gis Carbó rescató “la evocación del Laudato si”, ya que es necesario ese diálogo entre jueces, fiscales e integrantes del poder judicial con la sociedad. También consideró muy útil “el rol de la Iglesia en el acceso a la justicia”, ya que recordó que “en los barrios más pobres y villas de emergencia de Buenos Aires” la institución católica ha favorecido “instalar oficinas que se llamen fiscalías”

La procuradora orientó a los fiscales a “centrar nuestro trabajo en la persona humana” frente a la trata, el crimen organizado, la esclavización de las personas y otros delitos. Y explicó: “el gran desafío que enfrentamos nos lleva a reconstruir una justicia que no nos lleve únicamente a los expedientes”.

Luego expusieron sobre las tareas de los juzgados los secretarios Sebastián Bringas (Juzgado Federal 7 a cargo de Sebastián Casanello), Samanta Guede (Fiscalía Federal 10 – Paloma Ochoa), Diego Arce (Juzgado Federal 4 – Ariel Lijo), Alejandra Provítola (Fiscal Federal 4 – Carlos Stornelli) y Verónica Bresciani (Juzgado Federal 12 – Sergio Torres).

Durante el acto escucharon a los oradores los  jueces federales Sebastián Casanello y Daniel Rafecas; Marcelo Colombo, titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas; Eduardo Valdés, ex embajador ante el Vaticano.

Dejá tu comentario: