Primera reunión con la cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina

Los obispos transmitieron al Presidente de la Nación su preocupación por la situación social del país y por la nueva instrumentación del Protocolo del aborto.

La Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) se reunió con el presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la Casa Rosada.

Asistieron al encuentro monseñor Oscar Vicente Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la CEA; el cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires y vicepresidente primero; monseñor Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza y vicepresidente segundo; y monseñor Carlos Humberto Malfa, secretario general.

Participaron de la reunión el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la Nación, doctor Gustavo Beliz; el ingeniero Felipe Solá, ministro de Relaciones Exteriores y Culto y Guillermo Olivieri, secretario de Culto de la Nación.

El presidente resaltó que nunca estuvo tan “identificado” con la Iglesia como durante el pontificado del Papa Francisco.

Los obispos destacaron la misa de la unidad realizada en la Basílica de Luján y se comprometieron a “trabajar para sanar las divisiones sabiendo la situación de emergencia que vive el país”.

“Lo sentimos y lo sufrimos, estamos al lado de los más débiles y vulnerables, el tema del hambre nos preocupa muchísimo”, consideraron. Y agregaron también las urgentes demandas sociales que presenta el país, especialmente “la grave situación alimentaria y la creciente demanda de droga por parte de jóvenes, y la grave situación de las cárceles”.

En este sentido, el presidente sostuvo su admiración por el trabajo social que realizan en todo el país y adelantó: “Estamos analizando una reforma judicial para ir a fondo contra el narcotráfico”.

“Nadie mejor que ustedes conoce el problema del hambre y las drogas, somos aliados para trabajar juntos”, dijo Fernández.

Al hacerle entrega del mensaje elaborado por la 183º reunión de la Comisión Permanente del Episcopado, los obispos manifestaron “su sorpresa y al mismo tiempo desazón y preocupación por el protocolo presentado por el Ministerio de Salud, que en la práctica autoriza el aborto libre” y sostuvieron que “la Iglesia ha defendido y defenderá siempre toda vida desde la concepción de manera firme y clara”.

Dejá tu comentario: